català | castellano | english home   sitemap   aviso legal   créditos   contacto  
home home

Los Fondos

Científico o Institución: AEG
Institución dipositaria: Arxiu Històric de Terrassa i Comarcal del Vallès Occidental
Palabras Clave: Ingeniería
Periodo cubierto: 1919-1999
Información Adicional:

El 14 de marzo de 1910 Josep Gibert y Escudé y Joan Junyent y Benedicto fundaron la empresa Sociedad Regular Colectiva Gibert y Junyent, pero con el nombre comercial de La Electra Industrial con sede en la calle del Pantano, 111.
Pocos años después, el 13 de abril de 1912, los empresarios José Gibert y Escudé y Mauricio Borie fundaron la empresa La Electra Industrial dedicada a la fabricación de motores, bombas centrífugas, transformadores de potencia, turbinas hidráulicas y alternadores, ubicada en la esquina de las calles Pantano y San Isidro 56, en una nave de estilo modernista construida por el arquitecto municipal Lluís Muncunill el año 1911. El 25 de junio de 1912 Juan Junyent y Benito, fundador de la inicial Sociedad Regular, traspasó su participación de Gibert i Junyent a Juan Borie, representado por su hijo Mauricio Borie y Journoud. Es entonces cuando la denominación social cambia de "Gibert i Junyent" a "Gibert y Borie".
El 2 de agosto de 1919 "Gibert y Borie" se transformó en sociedad anónima, unificando la razón social y la marca comercial, adoptando el nombre de La Electra Industrial, SA El capital social se fijó en 1.500.000 ptas. Durante la etapa de desarrollo de los años 20 y 30 del siglo XX, bajo la dirección técnica de Antonio Escudé y Galí, participaron en la construcción de la maquinaria hidráulica y eléctrica de la central hidroeléctrica del Patrimonio Real de Aranjuez (1928-1.979) y la fabricación de la mitad de los transformadores de potencia en la Exposición Internacional de Barcelona y buena parte de la hidráulica de las fuentes luminosas de Montjuïc (1929). Otra aportación del Electra fue la de los motores y reductores mecánicos que hacían funcionar las escaleras que comunicaban los andenes de los Ferrocarriles Catalanes con la Avenida de la Luz, en la plaza Catalunya, también hacia estas fechas. La clave de su desarrollo, y de muchas fábricas de este tipo, fue la sustitución progresiva de las viejas máquinas de vapor por los modernos motores eléctricos.
La empresa gozará de un gran prestigio nacional. En 1935, por ejemplo, sirve a Tranvías de Zaragoza, Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia, Compañía Nacional de Electricidad, Compañía Luz y Fuerzas de Levante, Fuerzas motrices del Valle de Luna, Anglo-Española de Electricidad, SA, Compañía Anónima Manresana de Electricidad, Riesgos y Fuerzas del Ebro, etc. Antonio Escudé seguía siendo el hombre fuerte de la empresa, pero no era el propietario de "La Electra", sí uno de los socios accionistas. Entre estos destacaba Francisco Pozos Plan, accionista mayoritario. Después estaban Josep Gibert y Mauricio Borie, fundadores de la empresa. Por último el matrimonio Isern-Casanovas, Mercè Salas, Andrés Bonell entre otros. En total, estos años, la empresa tiene un total de 23 socios.
"La Electra Industrial" entra en una etapa de recesión y de conflictos laborales durante la segunda República. En 1936 comenzaría con un litigio entre empresarios y trabajadores del sector del metal después de que el gobierno del Frente de Izquierdas instaurase el 7 de marzo la semana laboral de 44 horas. En este momento trabajaban en torno a 170 personas. Con el inicio de la confrontación en el mes de julio se produjo un descenso notable de la actividad y de la productividad que se prolongó durante el segundo semestre del año. Sólo se podía superar reconvirtiendo la producción para la industria de guerra.
La empresa se colectiviza el año 1937 quedando en manos de un consejo de empresa que sustituía un inicial comité obrero de control. Comienza la producción de guerra: blindaje de camiones y de tanquetas, mecanización de granadas, espoletas y pequeñas piezas de arma automática. Sin embargo, también se fabricaron unos 200 motores eléctricos, aunque la producción de guerra maltratar la producción de maquinaria. A partir del otoño de 1937 hubo graves problemas de suministro de material y de cobro fruto de las disputas y el proceso de sustitución de la Comisión de Industrias de Guerra de Cataluña, dependiente de la Generalitat, por la Subsecretaría de Armamento del Ministerio de Guerra, dependiente del Gobierno Central. La Comisión de Industrias desapareció en septiembre de 1938 y dejó una deuda a la empresa de entre 240.000 y 285.000 pts, correspondientes al armamento producido, que no se llegó a cobrar nunca.
"La Electra", en 1938, montó en la calle Topete una central térmica, a carbón, que suministraba energía eléctrica a las principales fábricas de Terrassa, en el Hospital Militar e incluso un horno de pan. La central se convirtió en una subfilial de "La Electra" con el nombre de electrotermia Egara.
El conflicto armado y la conversión en industria de guerra llevaron a una situación de inviabilidad a principios de 1939. Intentó enviar la maquinaria en Girona pero no hubo tiempo. Sin pausa, en febrero de 1939, el grupo alemán AEG compró la mayoría de las acciones de La Electra Industrial, incluidas las de la viuda de Gibert, las de Borie y las de Antoni Escudé. Nace Leis-AEG. En 1941 la empresa cuenta con 141 trabajadores. El 9 de julio de este año, AEG Ibérica de Electricidad adquiere una parcela junto a la Crta.Castellar, y el 2 de septiembre de 1942 otra parte, sumando un total de 50.000 m2, donde se edificará una primera nave de 3000 m2. La Escuela de Aprendices se instaló el nuevo edificio en 1942. Los años 1943 y 1944 se produce el traslado de las oficinas administrativas y técnicas y el grueso de la producción de los motores eléctricos e interruptores de potencia. En la calle Pantano quedó la fabricación de transformadores de potencia y transformadores de medida.
El 23 de abril de 1948, por un decreto del Estado Español, se embarga la totalidad del capital de las sociedades alemanas de capital privado del país, entre ellas La Electra Industrial. El capital era de: 1.541.653,73 pts. El capital de A.E.G. Ibérica de Electricidad, a modo de comparación, era de 20.693.877,00 ptas.
La superficie de la fábrica aumentó entre 1950 y 1965. Lo más destacado, sin duda, fue la creación de un edificio social, donde estaba el servicio médico, los comedores, la cocina, la sala de reuniones, los vestuarios y duchas, el garaje y la portería. En 1965 la superficie edificada alcanza los 31.000 m2. La idea era crear "cuatro fábricas en una", así en las tres naves que conformaban el recinto de la carretera coincidieron simultáneamente la producción de interruptores de potencia por un lado, la de transformadores de potencia de la otra, la de transformadores de medida y definitivamente la de motores. En la calle Pantano sólo quedó la planchistería.
También aumentó considerablemente el número de trabajadores, 773 en 1951, 976 en 1955, 1518 en 1960 hasta los 1806 empleados en 1965.
El 3 de enero de 1962 la Electra Industrial SA (Leis) pasará a denominarse AEG Industrial SA, y el 8 de julio de 1968 deja este último nombre por el de AEG Ibérica de Electricidad, SA.
Durante los años setenta, ochenta y noventa del siglo XX se producen continuas crisis y recesiones en la empresa, en concreto se realizaron múltiples expedientes de regulación que provocaron la respuesta de los trabajadores con continuas y reivindicativas movilizaciones sociales y laborales, que afectaron a toda la ciudad de Terrassa.
Aumentan los conflictos laborales y las huelgas generales empresa. Cabe destacar la huelga de 1970 por su seguimiento masivo en Terrassa. La mayoría de los conflictos laborales y huelgas surgían de los expedientes de regulación de la plantilla que la AEG presentaba para sufragar las crisis de la empresa. El Plan de reconversión definitivo de la AEG, en mayo de 1980, implicó el cierre de las líneas de producción de transformadores y de interruptor. A partir de ese momento construiría sólo motores eléctricos. El día 1 de enero de 1981 se realizó otro cambio de nombre de la empresa, AEG Fábrica de Motores, SA., Lo absorbió la producción de la factoría de Esslingen (Alemania). A continuación se quedó la producción de la fábrica de motores berlinesa KF Motores (1982).
Posteriormente, el grupo alemán Daimler Benz se interesó por la empresa (1985) y en 1996 el grupo inversor de capital inglés CWB Capital Partners-ELEXIS pasa a gestionar el grupo AEG - Daimler - Benz Industrie. A partir del 1 de enero de 1996 CWB adquiere AEG Fábrica de Motores SA, de Terrassa; Lloyd Dynamowerke GmbH, Bremen, Schorch Elektrische de Maschinen un Antriebe HmbH, de Mönchengladbach, AEG Elotherm HmbH, de Remscheid, Elektro-Mechanik GmbH , de Wenden, así como las filiales de esta última: AEG Sonsorsysteme GmbH (Weinheim); AEG Intermas GmbH (Frankfurt am Main); AEG Vibrationstecnik GmbH (Frankfurt am Main) y AEG Kondensatoren und Wandler GmbH (Berlin).
Por último, el grupo italiano LAFERT adquirió las acciones de la AEG el 26 de junio de 1998. Actualmente la empresa se llama AEG Electric Motors, SA asociada a la sociedad Lafert, SA, y desde el año 2003 está ubicada en el Camino Fuente de las Cañas, 45, del Polígono Industrial Can Petit de Terrassa.

Descripción:

Documentación administrativa
Documentación técnica
Documentación profesional
Fotografías
Documentación audiovisual
Planos

Volumen aproximado: 300 ml



[volver]

bottom